En este momento estás viendo Monseñor Abilio Martínez:  Tierra, Techo y Trabajo,  criterios básicos de la justicia social

Monseñor Abilio Martínez: Tierra, Techo y Trabajo, criterios básicos de la justicia social

  • Categoría de la entrada:Pastoral del Trabajo
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

En una carta dirigida a los delegados de la Pastoral del Trabajo. Monseñor Abilio Martinez, Obispo de la Diócesis de Osma-Soria y Responsable de la Pastoral del Trabajo reafirma los tres «derechos sagrados» que han configurado los diálogos de los Movimientos Populares con el papa Francisco.

CARTA A LOS DELEGADOS DE PASTORAL DEL TRABAJO

El pasado 16 de octubre tuvo lugar el IV Encuentro Mundial de Movimientos Populares y el papa Francisco quiso hacerse presente[1] por medio de un videomensaje. Este cuarto encuentro en el que han participado representantes de todo el mundo ha estado marcado por el impacto de la Covid-19 en los trabajadores más humildes y en las consecuencias sobre los derechos de las personas, incluidas las 3T: tierra, techo y trabajo. Los tres “derechos sagrados” que han configurado los diálogos de estos encuentros de los Movimientos Populares con el Papa Francisco. Quiero subrayar breve pero claramente tres puntos clave de este videomensaje:

  1. La incorporación de las 3 T al Magisterio Social de la Iglesia como criterios básicos de la justicia social. Basta con hacer referencia a la Encíclica Fratelli tutti, en concreto al nº. 127, en el que el Papa señala que “es posible anhelar un planeta que asegure tierra, techo y trabajo para todos”. Así como la alusión a los Movimientos Populares que son  “poetas sociales” con los que “será posible un desarrollo humano integral, que implica superar esa idea de las políticas sociales concebidas como una política hacia los pobres pero nunca con los pobres, nunca de los pobres y muchos menos inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos (n.169)”.
  2. La afirmación de que los principios que fundamentan este compromiso por los derechos de los pobres se encuentran en el Evangelio. Para reforzar esta idea, el papa cita el capítulo 25 de Mateo, conocido como juicio de las naciones, en el que Jesús nos ofrece el protocolo por el que seremos juzgados: la salvación se encuentra en cuidar de los hambrientos, los enfermos, los presos, los extranjeros, en definitiva, en seguirlo a Él en toda la humanidad sufriente. También hace referencia a la parábola del Buen Samaritano que puede ser dirigida a todas las personas más allá de sus convicciones religiosas. Los Movimientos Populares son, además de poetas sociales, samaritanos colectivos que luchan contra la herida de la dignidad humana ante los abusos de poder.
  3. La reivindicación de los principios tradicionales de la Doctrina Social de la Iglesia que se encuentran recogidos en el capítulo IV del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia elaborado por el entonces Pontificio Consejo “Justicia y Paz”. Estos principios son orientaciones que pertenecen a la Tradición de la Iglesia, mediaciones concretas que plasman a nivel social y cultural la Buena Noticia del Evangelio. Y Francisco rescata dos: –>La solidaridad, no solo como virtud moral, sino como principio social que busca decididamente el bien común. –>La subsidiariedad que consiste en reconocer el papel de los Movimientos Populares y de las asociaciones o colectivos en la construcción de la sociedad y de la economía.

Quiero también destacar las propuestas concretas de actuación que ofrece en este comunicado. El papa pide pasar del “soñar juntos” al “hacer juntos”, de la teoría a la acción. Es tiempo de actuar y para ello señala dos retos o posibilidades en medio de tanta debilidad y fragilidad humanas:

1) El salario universal (Ingreso Básico Universal) para que cualquier persona pueda acceder a los bienes más elementales de esta vida.

2) La reducción de la jornada semanal de trabajo. Esta posibilidad hay que analizarla seriamente para conseguir que más gente tenga acceso al mercado laboral.

Solo estos breves apuntes son suficientes para escuchar este videomensaje que nos ha regalado el Papa Francisco; pero he de decir que es mucho más rico en contenido, sugerencias y propuestas. Por ello os invito a escucharlo detenidamente, reflexionarlo, orarlo y darlo a conocer. Que el “soñar juntos” nos lleve a trabajar incansablemente por el Reino de Dios, reino de amor, de justicia y de paz.

+ Abilio Martínez Varea

Obispo responsable del Departamento de Pastoral del Trabajo

Videomensaje del Papa Francisco en el IV Encuentro Mundial de los Movimientos Populares

También te puede Interesar:

El Papa Francisco en el IV Encuentro de los Movimientos Populares: Lo que está en juego no es el papa sino el Evangelio


[1] Podéis acceder a los documentos de este encuentro en https://movpop.org/category/iv-encuentro/