En este momento estás viendo Hacer teología desde las periferias existenciales

Hacer teología desde las periferias existenciales

  • Categoría de la entrada:Pastoral Social
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Ponencia del cardenal Michael Czerny, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, sobre “Desarrollo humano integral y teología”, en el ámbito de la conferencia que se celebra en el Auditorio Juan Pablo II de la Pontificia Universidad Urbaniana, dedicada al tema: «Hacer teología desde las periferias existenciales»

Vatican News

Esta tarde, en el Auditorio Juan Pablo II de la Pontificia Universidad Urbaniana, se lleva a cabo una conferencia sobre el tema «Hacer teología desde las periferias existenciales». El cardenal Michael Czerny, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, ofreció una ponencia sobre “Desarrollo humano integral y teología”. En su discurso de bienvenida, el purpurado afirmó que “como en la cultura bíblica”, quería saludar a los presentes con “un deseo de paz y de bendición” sobre todo el trabajo del que hoy cosechan “los frutos y sobre lo que el Espíritu todavía sugerirá hacer”.

“Shalom, la paz como plenitud compartida de todo bien, es también en los labios del Resucitado un saludo que transforma la realidad. «He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia»: es la transformación que funda la Iglesia en la tarde de Pascua, a partir de un saludo que recrea a quienes lo reciben”

Tras recordar lo que, a raíz del Concilio Vaticano II, se llama «desarrollo humano integral», que “es un proceso muy relacionado con el shalom bíblico y la vida abundante que trae el Resucitado”, el cardenal explicó que se trata del “cambio de las condiciones materiales y espirituales lo que amplía la posibilidad de una vida buena para cada ser humano”.

“Son demasiados los que no pueden gozar del don de la paz de Dios”

Y añadió que “es una gran obra que responde a un gran regalo”, puesto que “son demasiados los que no pueden gozar del don de la paz de Dios, o al menos no se les permite vivir de acuerdo con su dignidad”.

“La alegría de Dios, sin embargo, entra en todas partes, incluso detrás de las puertas cerradas. Y en el corazón de la gente inicia procesos a los que muchos poderes se oponen, intensificando cada vez más las desigualdades y la marginación”

Del proyecto “Hacer teología desde las periferias existenciales” el purpurado dijo además que “tiene el mérito de haber escuchado a quienes permanecen en los márgenes de la sociedad y, no pocas veces, de la propia Iglesia, viendo cómo el Resucitado nos precede allí donde no llegamos, o no queremos llegar”.

Hacer teología desde las periferias existenciales

El prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral afirmó asimismo que “esta conciencia, que se ha convertido en experiencia, es de especial importancia” porque les permite “concebir de manera diferente nuestro servicio al Papa y a las Iglesias locales”. Y “como el mismo Papa insiste en enseñarnos, descubrimos en aquellos a quienes queremos servir nuestra fuerza”.

“Los pobres nos evangelizan”

“El nuestro no es un compromiso humanitario, o al menos está en un nivel diferente al de otras organizaciones: los pobres – como nos dijo el cardenal Tagle – nos evangelizan. Allí donde hay problemas que afrontar, injusticias que denunciar, crisis humanitarias en las que intervenir, allí el Resucitado nos visita en las hermanas y hermanos que sufren”

Por esta razón “es bueno para la teología – dijo el purpurado – dejar a veces las cátedras y los libros e ir a la escuela de las periferias. Un discurso sobre Dios nace siempre de la escucha, del encuentro. Por supuesto, pensar es fundamental y no se opone a hacer. El pensamiento, sin embargo, debe alimentarse de la realidad”.

Con el Papa Francisco

Y la realidad se entiende mejor – nos enseña el Papa Francisco – desde los márgenes. También es bueno para el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral que exista esta teología. Por eso creímos e impulsamos, a través de la Sección de Migrantes y Refugiados, el proyecto de investigación que ahora se hace público tras un año de trabajo oculto

Escuchar y discernir

El cardenal Michael Czerny explico que en su Dicasterio escriben mucho, sin embargo, para apoyar al Papa y a los obispos en su servicio al desarrollo humano integral, necesitamos sobre todo escuchar. Escuchar y discernir. En esto, la teología ocupa un lugar fundamental.

“No se puede hacer sólo en la universidad, porque el lugar de la teología es la misión: no hay misión sin reflexión, sin escucha y discernimiento. Tampoco hay teología sin problemas, sin crisis, sin el grito de los que piden agua, pan, paz, justicia, liberación”

De ahí que, al concluir, haya puesto de manifiesto que lo que iban a escuchar hoy es “un importante experimento para el servicio que nuestro Dicasterio pretende llevar a cabo. Y para la teología es quizás una sacudida, para repensarse más en relación con las otras disciplinas y especialmente con los desafíos que nos exige la sinodalidad. Sobre estos retos, el sensus fidei periférico tiene mucho que instruir a nuestros pensamientos y a nuestra misión”.