En este momento estás viendo Visita al Centro de Acogida temporal de migrantes de Sotrondio

Visita al Centro de Acogida temporal de migrantes de Sotrondio

  • Categoría de la entrada:Migraciones
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

El pasado jueves 9 de noviembre de 2023 acudí a la cita que había concertado con Julio Caricol, responsable del Centro de Acogida Temporal de Migrantes de Sotrondio, gestionado por la organización MPDL (Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad). Dicha cita fue respuesta a la solicitud que previamente había dejado en el propio centro con motivo de la visita que había hecho el día 1 de noviembre, en la que no pude entrevistarme ni charlar con ninguna persona responsable.

La acogida fue amable y cordial, agradecieron la toma de interés. El centro es el antiguo colegio San José, adquirido por el Principado de Asturias, y que en el pasado ya acogió de forma temporal a refugiados llegados de Ucrania. El centro acoge a unos treinta y pocos hombres jóvenes, africanos subsaharianos, todos varones, mayoritariamente de Senegal, y algunos pocos de Mali. Todos ellos llegados en las dos últimas semanas. Allí les dan alojamiento y comida, aunque no vi alguna de las habitaciones, mi impresión es que están dignamente atendidos en lo material. Hay un comedor y servicio de cocina, y tienen horarios para las tres comidas del día. Pude ver la oficina de la organización, en la que estaban trabajando cuatro mujeres de la organización, bien dotada de ordenadores. A la puerta había alguno de los residentes esperando turno para ser atendido.

Me dijeron que ellas organizaban algunas actividades para los residentes, sobre todo de tipo cursillo para aprender nociones de español, y algunas otras de ocio o deportivas. En el tiempo que estuve no estaban desarrollando ninguna. Los residentes que vi estaban en la sala común, viendo la televisión (tenían conectado un canal francés de noticias sobre África, me pareció) y sobre todo con sus móviles.
Otros estaban en el patio, sentados al poco sol que hizo esa mañana, o dando una vuelta por las calles
más cercanas.

No me pusieron ningún inconveniente para que pudiera charlar con ellos, cosa que hice luego durante casi una hora, con un grupo que estaba en el patio, al que se fueron juntando otros. Todos hablan francés, pero los que son de pueblos más al interior de Senegal lo hablan muy poco y mal, pues su lengua mayoritaria y en la que se comunican entre ellos es el wolof. La duración máxima de la estancia en este centro es de un mes. El centro es de acogida temporal, y lo que se busca es que cada migrante pueda contactar con las personas que conozca en Europa (familiares, amigos, gente de sus pueblos) para poder marchar a los lugares donde viven. Me comentaron que muchos ya se habían ido marchando. En el momento en que uno localiza gente y ve la posibilidad de ir para allá, le facilitan el billete a ese sitio. No me dijeron que
luego les hicieran ningún tipo de seguimiento, aunque no puedo asegurar nada al respecto. Supongo que si hubiera algún tipo de seguimiento me lo habrían comentado. En cuanto a su situación legal, quedan simplemente como indocumentados.

El mayor problema lo tienen los que no tienen familia aquí o no consiguen contactar con nadie, pues pasado el tiempo del mes se tendrán que quedar en la calle en una situación de total vulnerabilidad. El responsable me dijo que estaban tratando de buscarles algún tipo de ayuda o acomodo para ese momento, pero por lo que deduje aún no lo tienen organizado. Le pregunté si no solicitaban (o les
sugerían que solicitasen) acogerse a protección internacional. Me comentó como respuesta que ya sabemos que las tramitaciones de protección internacional están saturadas en España, y no me dio la impresión (tampoco lo puedo asegurar al 100 %) que lo estén haciendo, al menos con los que queden en situación más vulnerable.

Los residentes tienen libertad para entrar y salir, se les solicita que a las 21,30 estén todos en el centro. El fin de semana del 11 de noviembre, por ser fiestas en Sotrondio, les han recomendado que no salgan del centro, en prevención de que con motivo de la fiesta y la llegada de gentes de otros lugares a Sotrondio pudiera haber algún incidente o provocación hacia los migrantes. De momento la respuesta
de la gente del pueblo está siendo positiva y no ha habido más problema que la concentración de un grupo convocado por el partido Vox en protesta por la llegada de los migrantes, que fue contestada de forma notable por el vecindario en una actitud de acogida (de ambos hechos informó la prensa en su momento).

La duración del proyecto de acogida es hasta el 31 de diciembre, salvo que el Gobierno decrete alguna prolongación del programa, que tiene evidentemente la finalidad de aliviar la presión humana y mediática creada con la llegada de miles de migrantes a las islas Canarias, especialmente a la de Hierro. Hasta donde alcancé a entender y ver, lo que se plantea en el proceso es simplemente la redistribución
de los migrantes a otros lugares para que desde allí cada cual se busque la vida.

Como aportación estrictamente personal, una vez más tuve la sensación de un grupo de personas muy fuera de su entorno más conocido, algunos con planes claros para irse a donde tienen familia o contactos efectivos, y otros muy perdidos, sobre todo los que me comentaron que no habían conseguido todavía contactar con nadie, o que los conocidos “no les cogían el teléfono”. Se muestran
muy agradecidos a “los españoles por lo bien que se están portando con ellos”. Agradecen enormemente que se dedique tiempo a charlar con ellos, sobre todo en una lengua que conozcan, y las mínimas alusiones que hice a su país, sus fiestas, o sus costumbres (les comenté que solía participar con los senegaleses de Oviedo en las fiestas de Magal de las cofradías musulmanas muridís senegalesas) las
agradecen cordialmente. Los senegaleses son muy religiosos, y aquellos con los que pude hablar un buen rato me respondieron con sincero agradecimiento cuando me despedí diciéndoles “que Dieu vous protège” (que Dios os proteja).

José del Riego
Director del Secretariado de Pastoral de Migraciones y Movilidad Humana de la diócesis de Oviedo