En este momento estás viendo La migración y la movilidad humana son un signo de los tiempos

La migración y la movilidad humana son un signo de los tiempos

  • Categoría de la entrada:Migraciones
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

ARCHIDIÓCESIS DE SEVILLA: La Parroquia de la Resurrección del Señor, de Sevilla, acogió la mañana del sábado 3 de febrero el IV Encuentro Diocesano de Migraciones bajo el lema “De la hospitalidad a la integración”, con la participación del director del Departamento de Migraciones de la CEE, Xabier Gómez, OP.

Durante su disertación, Gómez expresó que, “la migración y la movilidad humana son un signo de los tiempos, uno de los espacios desde los que Dios se está revelando, haciéndose presente a la humanidad y a la Iglesia. Es un espacio privilegiado para desvelar el encuentro con Dios”. En esta línea aseguró que los miembros de la pastoral de migraciones “no somos activistas. Tenemos una mística, siendo testigos de ternura. No es debilidad, es la manera más madura de amar. Ojalá integremos este elemento de la ternura en la acogida y hospitalidad”. Destacó durante su alocución la importancia de promover un trabajo en red. “Es fundamental tener esto claro, una pastoral con y no para las personas migradas”.

Mesa de diálogo

En la segunda parte del encuentro se expusieron tres experiencias de acogida dentro de la Archidiócesis hispalense. Los primeros en contar su testimonio  fueron Armel Nya Tankoua y Teresa Alonso, quienes abordaron cómo se han sentido llamados a abrir sus puertas de su hogar para acoger a las personas que provienen de distintos países necesitados de una red de apoyo, “haciéndolos sentir en casa. Porque todos, de algún modo, somos forasteros, y necesitamos acogida”. Seguidamente, el salesiano Francisco José Pérez explicó en qué consiste el proyecto Comunidad Bartolomé Blanco. “Como casa de orientación vocacional, la comunidad Bartolomé Blanco acoge a chicos que quieren tomarse en serio la llamada que Dios les hace y, para ello, ofrecemos un ambiente positivo de relaciones humanas y de vida comunitaria y fraterna, que genera confianza y permite el desarrollo de relaciones sanas, propiciando actitudes de apertura y comunicación”, añadió Pérez.

Finalmente, Lola Sánchez y el sacerdote Salvador Diánez, delegado diocesano de Migraciones, dieron a conocer el proyecto La Tienda del Encuentro, que implementaron las parroquias de Lora del Río, en atención a las personas desplazadas y sin hogar. La intervención de los ponentes suscitó el diálogo de los participantes, quienes expresaron sus dudas, preguntas e inquietudes en torno a esta realidad.

Puedes leer esta noticia en su fuente original