En este momento estás viendo Un nuevo accidente pone de manifiesto el alto nivel de siniestrabilidad en el mundo de la pesca

Un nuevo accidente pone de manifiesto el alto nivel de siniestrabilidad en el mundo de la pesca

  • Categoría de la entrada:Stella Maris
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Explosión a bordo del buque atunero «Albaroca Cuatro»

Un nuevo accidente vuelve a poner de luto el mundo de la pesca y con él, al Apostolado del Mar “Stella Maris”. Ayer 15 de junio se produjo una explosión a bordo del buque atunero gallego “Albaroca Cuatro” cuando estaba haciendo unas reparaciones atracado en el muelle del puerto de Victoria, en Mahé, una de las islas del archipiélago de las Seychelles, a resulta de la cual, según las noticias que nos llegan habrían fallecido el jefe de máquinas, de origen gallego y el primer oficial de máquinas, de origen asturiano, pero radicado en  Vigo. El barco es propiedad de la Compañía Europea de Túnidos.

Al parecer la explosión fue producida por una fuga de amoníaco a bordo.

Al parecer hay también 8 tripulantes heridosEn el momento de la explosión había 31 tripulantes a bordo.

Siniestralidad en el mundo del mar

Este nuevo accidente pone de manifiesto el alto nivel de siniestralidad en el mundo de la pesca. Recordemos que hace sólo 4 meses vivimos al dramático hundimiento del pesquero Villa de Pitanxo, con nueve muertos y 12 desaparecidos y cuyas circunstancias aun no han sido del todo esclarecidas.

No podemos dejar de hacer asimismo una nueva llamada a todos los organismos nacionales e internacionales que deben velar por la seguridad a bordo de los barcos, para que analicen a fondo las causas de este y otros accidentes y revisen y aumenten con el máximo rigor las normas de seguridad aplicables. Creemos que deben plantearse muy seriamente las causas de esa alta siniestralidad.

“Stella Maris”  lamenta profundamente este nuevo accidente

El Apostolado del Mar “Stella Maris”  lamenta profundamente este nuevo accidente,  y piensa en primer lugar en las dos víctimas mortales y sus familiaresasí como aquellos que han resultado heridos y toda la tripulación, sin duda fuertemente impactada por esta desgracia. Elevamos nuestra oración a la Virgen del Carmen, patrona de la gente de mar por el eterno descanso de los dos fallecidos y por sus familias, rotas por el dolor, a las que queremos hacer llegar todo nuestro cariño y solidaridad. Rogamos también por el pronto restablecimiento de los heridos.

Invocamos a Nuestra Señora para que cuide maternalmente de toda la gente de mar y sus familias.

Mon. Luis Quinteiro Fiuza, obispo de Tuy-Vigo y promotor «Stella maris» (Apostolado del Mar)
Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana

16/06/2022